Codigo5

codigo2

Visita mi Blog dentro de los Blogs de Deporte en Coobis.

viernes, 13 de mayo de 2016

Final Four de la Euroliga Berlín 2016

                                                                                  
La gran fiesta del baloncesto europeo a nivel de clubes llega este año a Berlín. En la capital alemana se celebra del 13 al 15 de Mayo en el Mercedes Benz Arena la Final Four de la Euroliga que entronizará al nuevo campeón de Europa. Por tercer año consecutivo el campeón de la temporada anterior estará ausente. El Real Madrid dejó vacante el trono continental tras caer en cuartos de final con total contundencia y el cetro está huérfano a la espera de encontrar un nuevo dueño a la conclusión de esta final a cuatro. Es muy posible que recaiga en manos de los que no lo sostuvieron anteriormente. Ninguno de los campeones de la Euroliga desde 2009 estará presente en Berlín. Sólo el CSKA Moscú ha probado la gloria europea entre los cuatro participantes, una situación prácticamente inédita en el que puede ser el comienzo de una nueva era en el baloncesto del Viejo Continente.

Esta edición de la Final Four escenifica el auge de los nuevos ricos, ejemplificados sobre todo por los clubes rusos y turcos que aspiran seriamente a cambiar el orden del baloncesto europeo. Clásicos como Real Madrid, Barça Maccabi, Olympiakos o Panathinaikos han sido desplazados este año por equipos sin apenas historia en el continente pero con un innegable poderío económico. Podría no resultarnos tan extraño en los próximos años, el baloncesto en Europa parece encaminado a un nuevo rumbo. Por primera vez dos equipos de la liga rusa están inmersos en la cita decisiva por levantar la Euroliga, una señal de los nuevos tiempos que están por llegar. La  inesperada presencia de Baskonia en Berlín convierte al equipo vitoriano en el estandarte del buen trabajo con menos medios, el punto casi romántico de esta Final Four.

Vamos a analizar las dos semifinales con los cuatro equipos participantes:

CSKA Moscú  -   Lokomotiv Kuban

El equipo ruso es un fijo en cada edición de la Final Four. Desde 2003 sólo ha faltado en una edición (2011) a la cita cumbre del baloncesto europeo a nivel de clubes. El eterno favorito cada año por su abrumadora fortaleza económica que forja una plantilla repleta de grandes nombres. Sin embargo, el gigante del baloncesto ruso no cata la Euroliga desde 2008. Numerosas han sido las frustraciones en cada asalto al título aunque ninguna escoció tanto como la final de 2012 que se le escapó ante Olympiakos en el último momento tras ceder una ventaja de 18 puntos en el último cuarto. Generó un trauma que aún no ha superado el equipo moscovita. No ha regresado a una final desde entonces. Olympiakos se convirtió en una bestia negra, una pesadilla que le apeó del título en semifinales en 2013 y 2015. Maccabi Tel Aviv haría lo propio en 2014 en el último instante después de remontar inesperadamente un encuentro que CSKA había controlado en casi todo momento. El eterno campeón ruso ha desarrollado una fragilidad mental que le lleva al hundimiento aunque la situación sea completamente favorable. Un problema sorprendente ante la amplitud y calidad de la que dispone su plantilla, una colección de figuras que sólo se puede permitir el presupuesto más alto de Europa. Teodosic, el eje sobre el que gira el juego de CSKA es la viva imagen del equipo ruso. 
Un enorme talento con una mentalidad tendente al desastre cuando las cosas se complican. Calidad desbordante que se dispersa en los choques decisivos. Sin embargo forma una pareja demoledora en las posiciones exteriores con Nando De Colo, convertido en uno de los jugadores más desequilibrantes del Viejo Continente tras su regreso a Europa. Una pareja mágica y demoledora. Posiblemente sólo los Sergios en plenitud formen un dúo de similares características en Europa. Aaron Jackson es el encargado de dar descanso en la dirección, relegado a un rol menor. Por dentro cuenta con un potencial considerable con jugadores muy diferentes. Freeland aporta el poderío físico y efectividad en la zona. Hines suple su escasa altura con una exuberante capacidad atlética que le convierte en un portento cerca del aro. Vorontsevich es el 4 moderno, abierto y con mucho peligro desde la línea de tres. Khryapa, con menor protagonismo que años anteriores, supone el comodín para alternar los puestos de 3 y 4 que aporta un buen trabajo en todas las facetas. Los aleros (Fridzon, Higgins y Nicholls) nunca se sabe si aparecerán pero tienen una muñeca muy efectiva que les convierte en peligrosos en un día inspirado. Itoudis cuenta con un plantel diseñado para llegar a lo más alto del baloncesto europeo pero que aún debe despejar las dudas que genera su rendimiento en momentos de presión. Este año ya ha patinado en más de un final igualado aunque ha liderado su grupo en las dos primeras fases y eliminado a Estrella Roja en cuartos de final por la vía rápida pese a que en los tres encuentros tuvo que sudar de lo lindo. La ausencia de sus últimos verdugos y de buena parte de los ilustres del baloncesto europeo le allana el camino, puede ser su año. Que la semifinal sea el primer duelo ruso en una Final Four también le supone una buena señal puesto que suele dominar con solvencia los choques ante los rivales de su país.





En su segunda participación en la Euroliga, Lokomotiv Kuban ha logrado alcanzar la Final Four. Un hito inesperado y sorprendente para un equipo sin trayectoria reseñable en competiciones continentales. Uno de los representantes del grupo de nuevos ricos que ha aparecido en Europa. A golpe de talonario ha construido un equipo que ha funcionado mucho mejor de lo esperado con un conjunto de jugadores notables pero que no llegan al estatus de grandes figuras. Uno de los ilustres del baloncesto europeo, el Barça, sucumbió a las puertas de la fiesta final de la Euroliga en la lejana Krasnodar presa de uno de los nuevos nombres que aparecen triunfantes en las canchas del Viejo Continente. Equipo forjado a partir de una defensa intensa y muy física y un ataque calmado que recurre en demasiadas ocasiones a la acción individual, muy al estilo playground. Al mando de las operaciones está Delaney, el mejor base de la competición esta temporada. Más anotador que director, es el termómetro perfecto para medir el rendimiento del equipo. Si está inspirado el rival tiene un problema muy serio. Si no tiene el día supone un gran inconveniente para Lokomotiv Kuban puesto que acapara mucho juego. En ese caso le queda apelar a defender con el cuchillo entre los dientes y a la aparición de alguna de sus otras individualidades. La más destacada es Anthony Randolph. Ala-pivot de 2’11 con un físico portentoso pero que se encuentra cómodo lejos del aro. El juego interior de este equipo resulta de lo más atípico puesto que los hombres altos no se lo piensan a la hora de tirar desde fuera. Los tiradores sin miramientos abundan. Singleton, Janning o el australiano Broekoff no dudan en lanzar alegremente por lo que no es extraño que el quinteto que tenga en cancha juegue muy abierto en muchas ocasiones. Mucho anotador que a veces cae en el individualismo. El trabajo de intendencia queda para Draper y Claver. El alero español ha dado el paso esperado tantos años y ha encontrado su lugar en un rol más oscuro y sacrificado. Aunque puede aportar anotación ocasionalmente su labor queda reservada a tareas defensivas y reboteadoras donde está rindiendo a muy buen nivel. Ni rastro de aquel Claver blando y de dudosa actitud. Desde el pasado Eurobasket se ha convertido en el alero alto por el que suspiraba el baloncesto español desde hace muchos años. Afronta su primera Final Four en la que puede ser la recta final de su estancia en Rusia si son ciertos los rumores que le sitúan en el Real Madrid la próxima temporada. El bloque ruso, salvo Bykov, desempeña un papel marginal así que la rotación no es larga. La inexperiencia también suele pesar en la Final Four, donde la experiencia cuenta mucho, aunque Batgiokas ya sabe lo que es ganarla en 2013 con Olympiacos. Pero para Lokomotiv Kuban su presencia en Berlín es todo un premio, la presión del favoritismo recae exclusivamente en el CSKA.



Fenerbahce  -  Laboral Kutxa

Fenerbahçe representa el reciente esplendor del baloncesto turco, el ejemplo más notorio del nuevo rico dispuesto a cambiar el orden establecido en Europa. No ha reparado en gastos en busca del objetivo de llegar a lo más alto y lo más rápido posible y para ello ha puesto a disposición de Zeljko Obradovic, el técnico más laureado de la historia del baloncesto europeo, un grupo de nombres ilustres envidiable para cualquier club continental. El año pasado ya alcanzó su primera Final Four pero sólo cuatro jugadores continúan en la plantilla tras una temporada que acabó en blanco y que exigió otro gasto millonario para conformar otra plantilla casi nueva. Obradovic ha conseguido conjuntar rápidamente a una plantilla llena de jugadores muy importantes y ha moldeado el equipo a su gusto. El resultado es inmejorable. Fenerbahçe ha pasado por la Euroliga como el mejor equipo hasta el momento, dando una imagen innegable de solidez y poderío. Su paso por los cuartos de final, donde arrolló al Real Madrid hasta convertirlo en un conjunto atemorizado y menor, reafirma el enorme nivel que atesora. 
Curiosamente Obradovic no ha necesitado una rotación muy larga en su plantilla. Suele emplear nueve jugadores, diez si recurre a Mahmutoglu en caso de necesitar desesperadamente un revulsivo en el perímetro, pero no es obstáculo para disponer de un equipo muy sólido y completo que rezuma intensidad durante los 40 minutos. Probablemente dispone de la mejor pareja de interiores del baloncesto europeo. Vesely y Udoh aportan mucho músculo y fortaleza cerca del aro. Poderío irrefrenable y gran capacidad reboteadora que atemoriza las zonas de cada cancha que pisan. Pero Antic les auxilia con su perfil de leñador con buena mano. Bobby Dixon demuestra que su 1’78 no es problema para dirigir el juego de un grande de Europa. Buen tiro, muy veloz y con gran capacidad de desborde para estadounidense nacionalizado turco. Derriba todos los prejuicios sobre la capacidad de un base bajito para jugar en la élite. Datome regresó de la NBA para marcar diferencias tanto de 3 como de 4 con su potencia física, tal como marca el manual del alero moderno. Kalinic es un excelente complemento como ala-pivot versátil, capaz de rebotear con fiereza en ataque como de lanzar bien desde fuera. Sloukas añade cabeza y el trabajo sucio propio de El Pireo style que ha traído desde Olympiacos y que también sabe practicar Fenerbahçe en defensa. Al igual que Antic, probó las miles del éxito europeo con Olympiakos. Otro campeón continental, Ricky Hickman, olvida su grave lesion de la pasada temporada desde su rol de secundario que ejerce de relevo ocasional de Dixon o como amenaza desde el juego exterior, su especialidad. Tras años como firme promesa que progresaba año a año, Bogdan Bogdanovic ha dado este curso el paso definitivo para convertirse en figura. Talento en estado puro, un escolta de fina muñeca y calidad inagotable. La fantasía al servicio de la dura disciplina marcada por el gran cazador de títulos que es Obradovic. Sin duda, uno de los jugadores que marcará la próxima década en Europa. Quizá el principal candidato al título por todo lo demostrado hasta ahora en esta Euroliga. No es por casualidad el equipo con mejor balance de la competición esta temporada. Además contará con un importante apoyo desde la grada y puedo dar fe que los gritos de sus aficionados no admiten comparación.



El equipo vitoriano regresa a la Final Four tras ocho años de ausencia. Madrid en 2008 fue la última cita a la que acudió el Baskonia, en una etapa en la que se codeaba con lo más granado del baloncesto europeo. Tras años de severo descenso competitivo esta temporada ha regresado a un nivel alto de la mano de Perasovic, un buen conocedor de Baskonia al que ha devuelto el carácter y la competitividad de la que ha hecho gala durante muchos años. La afición vitoriana ha recuperado la sensación de competir por todo. Nadie esperaba a Baskonia tan lejos pero ha conseguido su plaza con todo merecimiento. Logró la segunda plaza en el grupo más duro que jamás se haya disputado en el Top 16, batiendo a todos los grandes de Europa. A otro ilustre aunque venido a menos, Panathinaikos, lo despachó con un rotundo 3-0 para ocupar una plaza entre los cuatro mejores equipos de Europa. No ha tenido un camino sencillo pero ha demostrado que hay que tomarle en serio. La intensidad y exigencia de Perasovic ha sido muy bien acogida por una plantilla que ha rendido al máximo. Sin hacer ruido y pese a las lesiones Baskonia cuenta con un equipo muy equilibrado pero donde brilla con luz propia el mejor pivot de la temporada en el baloncesto europeo.
La transformación de Bourousis supera todos los límites de lo increíble. El año pasado fue campeón de Europa con el Real Madrid pero ocupando un papel residual, convertido en un paria. En Vitoria ha alcanzado los mejores números de su carrera deportiva. Una resurrección digna de estudio. Rebotea, se impone dentro, asiste, anota desde fuera. Un amplio catálogo propio de un pivot moderno del más alto nivel. El gran referente de un equipo muy sólido como bloque. Dos bases anárquicos e irregulares por naturaleza, Darius Adams y Mike James, han sabido complementarse a la perfección. Si uno no tenía el día inspirado el otro rendía por los dos. En las últimas semanas los dos están jugando a un nivel muy alto, lo que aumenta el peligro del cuadro vitoriano. Hanga añade un plus de intensidad y compromiso que ha sacado de apuros en más de una ocasión a Baskonia. Davis Bertans, ausente hasta febrero debido a una grave lesión, aporta un tiro de tres muy fiable y la posibilidad de ocupar el puesto de ala-pivot si es necesario. Tillie forma una pareja muy sólida junto a Bourousis dentro de la zona, con la posibilidad de lanzar desde fuera aunque no sea su fuerte. Blazic añade trabajo, buenas penetraciones y amenaza desde el perímetro desde el banquillo. Incluso Planinic y Corbacho han ganado protagonismo en las últimas semanas debido a los problemas que han causado las lesiones. Precisamente este es el gran problema de los de Perasovic, Causeur, capitán del equipo y jugador vital por su buena lectura de juego y aportación impagable en todas las facetas, forzará para disputar la Final Four pero llegará sensiblemente mermado. Shengelia ni siquiera podrá ser de la partida. Dos serios inconvenientes para un equipo con una rotación limitada. Sin duda, Fenerbahçe parte como favorito pero Baskonia ya ha demostrado que no se amilana contra los grandes. Competirá seguro así que no pueden salir muy relajados en el equipo turco porque el equipo vitoriano no desaprovecha una buena oportunidad cuando se le presenta.


Partidos y horarios

Viernes 13 de Mayo

CSKA Moscú  -  Lokomotiv Kuban   18:00 horas

Fenerbahce   -   Laboral  Kutxa    21:00  horas


Domingo 15 de Mayo

Tercer y cuarto puesto   17:00 horas

Final     20:00  horas
Publicar un comentario