Codigo5

codigo2

loading...
loading...

domingo, 21 de agosto de 2016

Medalla de bronce para entrar en la historia

                                                                                 
La Selección Española se ha colgado la medalla de bronce tras vencer a Australia por un ajustado 88-89 en el partido disputado en el Carioca Arena, tercera medalla seguida para España en unas olimpiadas tras las de plata en Pekín 2008 y Londres 2012. De esta forma se sitúa junto a otras selecciones históricas como la Unión Soviética, Estados Unidos, Lituania o Yugoslavia como los otros países que lograron tres metales seguidos. Pau Gasol (31 puntos y 11 rebotes) brilló notablemente en España y Patty Mills (30 puntos) fue el mejor de Australia.

Partido duro de principio a fin ante una Australia que se sabía que iba a dar guerra. Los minutos iniciales del encuentro estuvieron muy igualados y tanto oceánicos como españoles luchaban sin darse tregua alguna y con la medalla de bronce en el punto de mira. Mills dirigía las ofensivas de Australia y aunque el jugador de los Spurs de San Antonio de la NBA no acertaba demasiado debido a que estaba sujeto por Llull, Dellavedova anotaba en casi todas sus llegadas a canasta y la defensa española tuvo que hacerse fuerte en varias ocasiones para frenar los ataques australianos. Al final del primer cuarto se llegó con un marcador de 17-23 gracias a un triple de Claver al cierre. España estuvo excelente durante los primeros minutos del segundo cuarto. Se capturaban muchos rebotes y los triples entraban con facilidad; Australia estaba desconocida y los de Sergio Scariolo abrieron una brecha importante para situarse doce puntos arriba. Los australianos no se vinieron abajo y de la mano de Mills y sobre todo de Andersen, la selección oceánica anotó ocho puntos en apenas dos minutos y Australia se recuperó recortando bastante la renta española y dejando todo muy igualado al llegar al descanso (38-40).

Tras la reanudación, España salió a la cancha con otras ideas y dispuesta a superar el bloqueo que le había impedido defender una amplia ventaja. Australia dominaba mucho los rebotes y eso hizo daño a España, pero aún así los de Scariolo no perdían el tren del encuentro y seguían mandando por al menos tres o cuatro puntos de diferencia, hasta que los oceánicos se pusieron por delante gracias a los puntos de Mills. España no perdió el control de la situación y volvió a tomar el mando del choque y llegar al final del tercer cuarto con un resultado favorable de 64-67 que dejaba todo por decidir en los últimos diez minutos. En el último cuarto, las figuras de Mills y Pau Gasol fueron las más importantes y ambos jugadores fueron los actores principales. Tensión y emoción hasta el final ya que tanto Australia como España se turnaban para liderar el luminoso. Las faltas personales y los lanzamientos errados y acertados estuvieron a la orden del día. Dos tiros libres a falta de 5.4 segundos para el final anotados por Sergio Rodríguez colocaban a España un punto arriba. Australia tenía la última posesión y España debía defender bien si no quería que se le escapara el objetivo.Y así fue, un fallo entre Andersen y Mills permitió a Claver dar un manotazo despejando el balón y permitir que el cronómetro corriera sin peligro para que España lograra el triunfo y la medalla de bronce. El objetivo de no irse de los Juegos sin metal se ha cumplido. 
Publicar un comentario